El Tiempo

Syndicate content ELTIEMPO.COM
Canal de noticias de eltiempo.com
Updated: 3 years 14 weeks ago

De carro de valores hurtaron realmente 4.200 millones de pesos

Fri, 02/14/2014 - 21:14

El abogado de Juan Felipe Jiménez, el guarda de seguridad que confesó su participación en el multimillonario robo del carro de valores el 3 de febrero en Bogotá, informó que no fueron 2.000 sino 4.200 millones de pesos los que su cliente sacó en dos tulas, tras herir y amordazar a su compañero de turno. La defensa también dijo que en el hecho habrían participado al menos 12 personas.

Jiménez, quien conducía el carro, se mostró dispuesto a colaborar con la justicia. El hombre se entregó al CTI el jueves y fue enviado a prisión luego de haber reconocido su responsabilidad en el delito de hurto. No aceptó cargos por secuestro simple.

El carro de valores apareció cerca del Hospital de Kennedy, tres horas después de que sus ocupantes entregaron el último reporte de ubicación.

Tanto el jurista como Jiménez, que llevaba trabajando tres meses en la firma de transporte de valores, señalaron que han recibido amenazas. La Fiscalía realiza labores de inteligencia tendientes a recuperar el dinero y a ubicar a los integrantes de la banda.

REDACCIÓN JUSTICIA

1914: del fracaso y la utilidad de la diplomacia

Fri, 02/14/2014 - 19:44

El 28 de junio de 1914 se difundió por los telégrafos la noticia de la muerte violenta del heredero al trono austro-húngaro en Sarajevo. Cinco semanas después estalló la Primera Guerra Mundial. En la memoria colectiva de los alemanes aquella contienda quedó a menudo soterrada por la Segunda Guerra Mundial y el crimen de lesa humanidad que fue la Shoá. Pero en muchos de nuestros países vecinos, en cuyos territorios tuvieron lugar las sangrientas batallas y la horrenda matanza de las trincheras, la Primera Guerra Mundial está marcada a fuego en la memoria hasta el mismo día de hoy; en Francia sigue llamándose sin más la Grande Guerre, la Gran Guerra. George Kennan reconoció en ella la “catástrofe originaria” del siglo XX.

La historia de aquellas cinco semanas transcurridas entre el atentado en una convulsa región periférica del Imperio Austro-Húngaro y el estallido de la guerra entre las grandes potencias europeas se ha descrito muchas veces. Con ocasión del centenario de la catástrofe han aparecido numerosos estudios nuevos que tratan de hacernos comprender lo inconcebible. Exponen detalladamente el cálculo de los actores en las capitales europeas, los temerarios pronósticos sobre una campaña que supuestamente conduciría a una rápida victoria, la fijación de objetivos bélicos descabellados, los errores de apreciación sobre el comportamiento de los adversarios y de los propios aliados.

La historia del estallido de la guerra hace cien años y el desmoronamiento del frágil equilibrio de poderes europeo en el verano de 1914 son una historia tan impresionante como angustiosa del fracaso de las élites y de los militares, pero también de la diplomacia.

Ello es aplicable no solo a los decisivos días de julio de 1914. Las relaciones entre las grandes potencias del continente y sus dinastías reinantes, muchas de ellas incluso emparentadas entre sí, tenían los pies de barro mucho antes de que la fatídica concatenación de errores de apreciación política y movilizaciones militares siguiera su curso.

Las pautas de pensamiento del Congreso de Viena ya no eran capaces de responder a la realidad de la Europa de principios del siglo XX, presidida por complejas interrelaciones e inmersa en una fase temprana de la globalización de sus economías nacionales.

La política exterior de aquel entonces no disponía ni de la voluntad ni de los instrumentos para generar confianza y alcanzar un equilibrio de intereses pacífico. Estaba marcada por una profunda desconfianza recíproca, confiaba en los medios de la diplomacia secreta y no tenía empacho en solventar las rivalidades de poder a costa de terceros. No conformó instituciones sólidas para el arreglo pacífico de controversias a través de negociaciones.

Que de la documentación histórica de los beligerantes se desprenda con absoluta nitidez hasta qué punto predominaban por doquier las percepciones erróneas y la miopía política no nos da pie a los alemanes para relativizar el fracaso de la política exterior alemana en aquellas aciagas semanas.

En lugar de la desescalada y el entendimiento, en Berlín se impuso la voluntad de ir hasta las últimas consecuencias. Durante la Primera Guerra Mundial perdieron la vida diecisiete millones de personas en todo el mundo, un número incalculable la sufrió en sus carnes y padeció secuelas de por vida.

Este año rendiremos homenaje a las víctimas en los campos de batalla de entonces, en Alsacia, en Flandes, en el Marne y el Somme, en Ypern y también en el este. Es una gran suerte que hoy en día haya llegado a ser inconcebible que pueda estallar una guerra en el corazón de Europa.

Tras el cataclismo civilizador de la Segunda Guerra Mundial, que partió de Alemania, establecimos una comunidad jurídica europea desechando el siempre precario equilibrio de alianzas cambiantes que caracterizó a nuestro continente cien años atrás.

Con la Unión Europea hallamos un camino para resolver pacíficamente nuestras diferencias de intereses. Entre europeos, en lugar de la ley del más fuerte rige la fuerza de la ley.

A algunos el buscar compromisos alrededor de la mesa común de negociaciones en Bruselas les resulta demasiado trabajoso, demasiado prolijo, demasiado parsimonioso.

La admonición de este año conmemorativo consiste en que seamos permanentemente conscientes del formidable logro civilizador que representa el hecho de que Estados miembros pequeños y grandes, antaño adversarios en innumerables guerras libradas en nuestro desgarrado continente, pugnen hoy pacífica y civilizadamente por hallar soluciones conjuntas en largas noches de negociación.

La pérdida de confianza en el proyecto europeo registrada a lo largo de los años de la crisis económica europea, en particular entre la generación joven, acuciada en muchos lugares de la UE por el desempleo y la falta de expectativas de futuro, entraña grandes peligros.

En semejante tesitura es fácil entonar sonsonetes nacionalistas, envueltos en la consabida musiquilla de la crítica a Europa. Ante el trasfondo de la historia, tenemos el deber de hacerles frente con determinación.

En muchas partes del mundo el quebradizo sistema del balance of power no se ha superado hasta el día de hoy. Veinticinco años después de la caída del Muro de Berlín y del Telón de Acero, son numerosos los focos de crisis.

En Oriente Próximo y parte de África se carece de una arquitectura de seguridad regional estable. En Asia oriental, las pulsiones nacionalistas y las ambiciones encontradas amenazan con convertirse en un grave riesgo para la paz y la estabilidad mucho más allá de la región.

El estallido de la guerra en 1914 dio al traste con la primera globalización.

Tan estrechamente entrelazadas estaban las economías nacionales y las culturas europeas que a muchos coetáneos la guerra se les antojaba lisa y llanamente imposible, irracional y contraria a los propios intereses. Pero, con todo, estalló.

Hoy, nuestro mundo está más interconectado que nunca. Ello abre numerosas oportunidades, genera prosperidad y espacios de libertad. Pero nuestro mundo también es vulnerable y está lleno de puntos de fricción y conflictos de intereses. En este mundo, la sagacidad de la política exterior y el oficio diplomático son más importantes que nunca.

Una mirada desapasionada, no solo sobre los propios intereses sino también sobre los de los vecinos y socios, una actuación responsable y una consideración objetiva de las consecuencias son irrenunciables para salvaguardar la paz.

Evitar tomas de posición precipitadas y sondear tenazmente espacios de compromiso son dos principios básicos de una diplomacia prudente. El año 1914 nos ofrece abundantes muestras de adónde conduce ignorarlos.

¿Debía la crisis de julio abocar entonces inexorablemente a la catástrofe? Seguramente no.

Pero en aquella época el pathos y la presunta audacia eran tenidos en mayor estima que el valor de luchar por un laborioso equilibrio de intereses.

¿Queda descartado que hoy pueda repetirse algo parecido? Solo depende de nosotros, los responsables actuales, y de las lecciones que sepamos sacar de la historia.

FRANK-WALTER STEINMEIER
MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES DE ALEMANIA
Publicado en el diario ‘FAZ’ (25-1-2014)

'Estamos a tiempo para salvar el Ártico'

Fri, 02/14/2014 - 19:18

El creciente deshielo del Polo Norte debe preocuparnos a todos, pues el Ártico es fundamental para la regulación del clima del planeta. Además, “sus hielos reflejan los rayos solares nuevamente al espacio y evitan un incremento en la temperatura global, dice a EL TIEMPO Mauro Fernández, coordinador de la campaña de Clima y Energía de Greenpeace.

En la actualidad, el hielo del Polo Norte se derrite “por el cambio climático y deja al descubierto los oscuros océanos que, en lugar de reflejar esta energía, la absorben, acelerando, de forma dramática, el calentamiento global. Las consecuencias son catastróficas: el incremento del nivel del mar, la mayor frecuencia o intensidad de inundaciones, tifones o sequías, etc., etc.”, explica.

Los hielos del Ártico están siendo afectados visible y dramáticamente por el cambio climático, que no es un fenómeno natural sino producido, principalmente, por la quema de combustibles fósiles, como el carbón o petróleo, para producir energía, según el Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC, por su sigla en inglés).

Se conoce como Ártico el área que circunda el Polo Norte y que se compone de partes de Estados Unidos (Alaska), Canadá, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega, Rusia y Suecia.

Las petroleras son hoy la gran amenaza del Polo Norte, también conocido como ‘Tierra del Sol de Medianoche’ por el fenómeno de la aurora boreal, pues “al derretirse los hielos polares, por el cambio climático, quedan al descubierto nuevos yacimientos de petróleo, que alimentan un peligroso círculo vicioso que amenaza no solo la sostenibilidad de la región sino el clima mundial en su totalidad”, afirma Fernández.

“Si las petroleras ingresan de lleno al Ártico, como se planea, será imposible evitar un derrame de petróleo con impactos irreparables. La actividad petrolera es la principal amenaza para esta región. La desaparición de los hielos polares genera una escalada de la presencia de las petroleras en la zona y significa un corrimiento de la frontera actual de los combustibles fósiles hacia zonas antes impensadas.

“Expandir la frontera fósil es una condena a muerte para el equilibrio climático global y afectará a millones de personas, que serán víctimas de megatormentas, sequías o inundaciones, que ocurrirán con cada vez mayor frecuencia e intensidad. La escasez de recursos a nivel global y la riqueza del Ártico generan un mayor interés de los Estados árticos, que militariza la zona con la intención de tomar posesión de recursos que al día de hoy son de dominio universal y que ponen en riesgo la paz y la seguridad global. El Ártico requiere acción urgente para detener el avance de las petroleras, la pesca industrial y la creciente militarización”, afirma.

Cruzada mundial

Más de cinco millones de personas en el mundo están apoyando una cruzada mundial para salvar el Ártico, impulsada por Greenpeace www.salvaelartico.org. Se busca que el Polo Norte sea convertido en un santuario ecológico, frenar la voraz ambición de las petroleras, evitar la desaparición de especies exclusivas de la zona, como el oso polar, y detener la que sería la peor catástrofe ambiental del siglo XXI: ¡la desaparición del Polo Norte!, si no hacemos nada ahora para impedir que su deshielo se acelere.

“Es indispensable el apoyo de cada colombiano y colombiana en esta cruzada mundial. Salvar el Ártico es un paso decisivo para salvar el clima en el que los humanos podemos sobrevivir sobre este planeta”, afirma Fernández.

¿Qué significa convertir el Ártico en santuario ecológico?

La Asamblea General de las Naciones Unidas debe declarar la figura del santuario. De esta manera, actividades industriales destructivas, como la petrolera o la pesca a gran escala, quedarían prohibidas. Asimismo, se preservaría la zona para la investigación científica y quedarían sin lugar los actuales reclamos.

¿De qué sirve el reciente apoyo del presidente Obama a esa iniciativa?

Estados Unidos es parte del Consejo del Ártico junto con Rusia, Noruega, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Islandia y Suecia, pero el organismo, presidido actualmente por Canadá y que debería velar por la sostenibilidad de la región, no está tomando ninguna acción concreta para protegerla de las amenazas. Un compromiso de Estados Unidos marcaría un camino para el Consejo del Ártico, principalmente, si se considera que ese país asumirá la presidencia en el 2015.

Esperamos que el compromiso de Obama se materialice y Estados Unidos retire todas las licencias de operación en el Ártico, en especial las otorgadas a la petrolera Shell en Alaska; al mismo tiempo que orienta los esfuerzos políticos a la creación de un santuario en el Polo Norte de modo que pueda ser preservado como un área para la paz y la ciencia, así como lo es la Antártida.

¿Cuáles son las mayores resistencias a esa iniciativa?

Entre las principales está la influencia y capacidad de lobby de la industria petrolera sobre los gobiernos que actualmente gozan de influencia directa en la región. Desde Greenpeace creemos que, al tener el Ártico relevancia internacional, es la comunidad internacional la que debe estar involucrada en la discusión sobre el futuro de esta zona tan sensible para el clima global.

En términos de ganancias, ¿quién lleva la delantera?

Shell es la empresa que ha tenido la mayor recaudación del planeta en el año 2013. Este gigante ya invirtió más de US$ 5.000 millones desde 2003 para desarrollar un programa de exploración de petróleo en Alaska, pero Estados Unidos aún no vio un solo centavo de retribución. Luego de sucesivos problemas de operación, que incluyó la vergüenza internacional del choque de una plataforma contra las costas de Alaska en 2013, Shell tuvo que postergar sus planes del 2013.

Este año, un fallo de la Corte de San Francisco en los Estados Unidos ordenó al Departamento del Interior revisar las licencias otorgadas a Shell por inconsistencias en el Estudio de Impacto Ambiental. Esto demoró nuevamente las actividades de la empresa, por lo menos hasta el 2015.

Pero, aunque eso es una buena noticia, Shell está asociada con el gigante petrolero ruso Gazprom, que comercializa el 33 por ciento del gas en el mundo, para ingresar al Ártico por Rusia. El acuerdo entre estas compañías, firmado en abril del 2013, otorga beneficios para Shell de la extracción de petróleo que realice Gazprom del mar de Pechora.

¿Quiénes causan la mayor contaminación en el Ártico?

El Ártico está derritiéndose como nunca antes, producto del cambio climático. Este fenómeno es causado por la intervención humana, a partir de la revolución industrial. La actividad que más cambio climático genera es la quema de combustibles fósiles; exactamente los mismos que quieren extraerse de las profundidades del Ártico. Es un círculo vicioso que debe ser detenido en forma inmediata para tener una oportunidad de salvar el clima del planeta y evitar un derrame de petróleo en el Ártico. Entre las petroleras más responsables del cambio climático pueden contarse Shell y Gazprom en el top 10, así como la Exxon Mobile, Chevron y otras corporaciones con ambiciones en el Polo Norte.

¿Cómo puede ayudar Colombia a frenar este monumental desastre ambiental?

Convirtiéndose en Defensores del Ártico en www.salvaelartico.org. Allí podrán firmar una petición para reclamar que el Polo Norte sea convertido en santuario y que se prohíba la actividad petrolera y la pesca industrial. Ya somos más de cinco millones de personas a nivel global; pero necesitamos ser muchos más si queremos torcer el brazo de las corporaciones y los gobiernos más poderosos del mundo.

¿Qué sucederá si la cruzada mundial no obtiene el éxito esperado?

La extensión del hielo marino del Ártico llegó a su mínimo histórico en septiembre de 2012. Nunca antes, desde que existen registros, los hielos habían retrocedido a tal punto. Si bien 2013 no batió un nuevo récord, la tendencia continúa. Si los negocios se sobreponen a la sobrevivencia del planeta, imaginar al Ártico sin hielo es una posibilidad certera en este siglo.

De momento, un efecto directo del deshielo del Ártico es la eventual desaparición de los osos polares. Esta región es la única donde viven. Un Ártico sin hielo es una condena a muerte a los osos polares. El deshielo, como correctamente se interpreta, produce una inyección de agua dulce en los océanos que altera las corrientes marinas, afectando consecuentemente un ciclo vital en la regulación del clima que conocemos en las distintas regiones del planeta.

¿La disputa por la exploración de hidrocarburos entre Canadá y Rusia agrava el problema?

Las intenciones, tanto de gobiernos como de corporaciones, están siendo puestas a prueba con las actividades que realizan actualmente Shell y Gazprom. Si logramos detenerlos, y generar un movimiento global que exija que el Ártico sea declarado un santuario para la humanidad, estos actores deberán desistir de sus intenciones, más allá de la fiereza con la que las petroleras quieran combatir las decisiones democráticas de los pueblos del mundo.

Estamos a tiempo para actuar, pero no tenemos margen. Por eso es urgente que multipliquemos rápidamente la cantidad de Defensores del Ártico en www.salvaelartico.org, y sigamos exigiendo a Shell que abandone sus planes en el Polo Norte. Solo con el apoyo de millones de individuos en todo el mundo podremos proteger al Ártico tal como lo hicimos con la Antártida años atrás.

GLORIA HELENA REY
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

Las profesiones con futuro en el 2020

Fri, 02/14/2014 - 18:49

¿La carrera que elija tendrá oferta de empleo o será bien remunerada en cinco años? Es la pregunta que a muchos estudiantes preocupa antes de elegir su profesión. Aunque, predecir el futuro es difícil, las tendencias económicas mundiales y el comportamiento de las industrias nacionales pueden dar pistas sobre qué profesión elegir.

Según la cadena de rankings de Estados Unidos, U.S. News, campos profesionales como la medicina, la ingeniería de sistemas y el manejo de bases de datos serán los más apetecidos en el mercado laboral en el 2020, gracias a los avances científicos y al crecimiento de las tecnologías de la información y la comunicación.

El estudio tuvo en cuenta los informes de BLS Employment Matrix, una dependencia de la Secretaría de Trabajo de Estados Unidos e informes de consultoras mundiales como IBIS World, que discriminan los diez campos con mayor demanda laboral por año.

El portal de escalafones norteamericano aseguró que la tendencia general es que para la segunda década del siglo XXI, los empleadores continúen buscando preferiblemente a personas con formación universitaria, pero también mirarán con buenos ojos las hojas de vida de personas que continúan educándose y complementando su perfil con habilidades múltiples.

Por ejemplo, serán excelentes perfiles que combinen conocimiento científico con pregrados en ciencias sociales o derecho, o quienes tengan experiencia en análisis y lo relacionen con formación en artes liberales.

El análisis aseguró que en 2018, en sólo 4 años, ya se puede percibir estas tendencias en el mercado laboral internacional.

Diez campos profesionales exitosos en 6 años

1. Manejo de bases de datos. Desde ya, grandes compañías organizan su información a partir de bases de datos sobre sus clientes, consumidores o mercados. El reto en el 2020 será ser uno de los profesionales que puedan manejarlas, administrarlas y darles sentido para encontrar información clave para el negocio. El mercadeo y la investigación de mercados son dos campos donde el uso de datos será importante.

2. Psicoterapia y conciliación. Actualmente se está haciendo más evidente que la salud mental es tan importante como la física, por lo que aprender a ser inteligentes emocionalmente será clave en el futuro. Los profesionales que trabajen terapias de pareja o familiares tendrán mayor demanda.

3. Investigación científica. Biólogos, químicos, matemáticos e ingenieros enfocados en la investigación científica en campos como la biotecnología, la nanotecnología, la robótica, y las impresiones 3D, tendrá especial demanda por industrias de manufactura, transporte y medicina.

4. Ingeniería informática. Aunque los avances en desarrollo de software ya son de elevada relevancia para las industrias actuales, en 2020 se necesitarán expertos de alto nivel en comprender cómo fortalecer y hacer más rápidas las redes informáticas de un mundo interconectado en cada aspecto de la vida.

5. Veterinaria. El cuidado y conservación de los animales, tanto domésticos como salvajes, se convierte en una tendencia internacional por generar más conciencia sobre los ecosistemas que habitamos. Así, la atención especializada y médica que brindan los veterinarios será más requerida.

6. Ciencias del medio ambiente. Hacer un mejor uso de los recursos naturales será esencial para la construcción y renovación de la infraestructura existente. La denominada energía verde, a pesar de sus contradictores, será altamente demandada en 6 años. Arquitectos y diseñadores enfocados en innovaciones sustentables, que reduzcan el cambio climático, tendrán más ofertas laborales.

7. Atención y cuidados de la salud. Terapeutas físicos, enfermeras, optómetras, odontólogos y fonoaudiólogos encontrarán en el próximo lustro más oportunidades laborales y mejor remuneradas, debido a la tendencia de envejecimiento de la población mundial.

8. Administración. En el futuro, una efectiva gestión y administración requerirá el conocimiento básico en negocios más la habilidad de manejar operaciones en diferentes lugares y países, y de desarrollar conocimientos técnicos sobre cómo opera la empresa que se dirige. El análisis también evidenció que especializaciones en recursos humanos y planeación de eventos tendrán mayor demanda.

9. Finanzas. Con los años la gestión de transacciones financieras será más complejo y hará parte de la mayoría de compañías. En la década del 2020, además del tradicional sector bancario, los fondos de inversiones así como las firmas de capital de riesgo tendrán más protagonismo, lo que significa que serán necesarios más expertos en finanzas.

10. Emprendimiento. Aunque ya es bastante común los proyectos para formar emprendedores, en 2020 los empresarios innovadores que manejen sus propios negocios cobrarán más relevancia. Se espera que crezcan tradicionales negocios como salones de belleza, vendedores de carros usados, cuidado de mascotas, pero sólo aquellos que busquen soluciones más económicas de ofrecer estos servicios tendrán éxito.

Además, el impulso a empresas tecnológicas conocidas como ‘stars-up’ seguirá siendo una tendencia en los próximos cinco años. Aunque no se conoce todavía qué invención será el próximo Facebook o Twitter, en 2020 se esperan que otros emprendedores impacten el estilo de vida con su creatividad.

REDACCIÓN VIDA DE HOY

Teatro brasileño, a la conquista

Fri, 02/14/2014 - 17:10

Una muestra de esa producción se podrá ver en el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, que será del 4 al 20 de abril y que tendrá como invitado de honor al país vecino.

Brasil ha logrado construir una robusta escena (solo en São Paulo se estrenan un promedio de 600 obras al año) y ahora el objetivo es dar a conocer esas creaciones en el resto del mundo. La primera escala de ese plan es Bogotá, donde se podrán ver siete montajes de sala, además del grupo musical Os Negões.

“Es un honor ser elegidos como el invitado de honor, es una manera de mostrar nuestra cultura y nuestra producción de teatro, que es poco conocida en los países vecinos”, dice Antonio Alves Júnior, director de Relaciones Internacionales del Ministerio de Cultura de Brasil, que recientemente estuvo en Bogotá.

En el Iberoamericano también se lanzará el libro 'Teatro contemporáneo brasileño', con piezas de 14 jóvenes autores brasileños.

La selección de las obras busca dar un panorama de una escena que tiene una fuerte movida en ciudades como Belo Horizonte y Río de Janeiro. “El público va a tener la oportunidad de ver un Brasil muy contemporáneo”, dice André Dunham Maciel, jefe de Difusión Cultural del Ministerio de Relaciones Exteriores brasileño.

Entre las nuevas voces se destaca el dramaturgo Diogo Liberano, autor de 'Maravilloso', inspirado en el Fausto de Goethe. También llegará uno de los directores brasileños más importantes, Antunes Filho, quien dirige 'Toda desnudez' será castigada. La escalada se complementa con 'Gonzagão, la leyenda', 'La dama del mar'; 'Till: la saga de un héroe pícaro', 'El jardín' y 'Amores sordos'.

REDACCIÓN EL TIEMPO

Los tesoros escondidos en los libros de la Biblioteca Nacional

Fri, 02/14/2014 - 17:04

Como si se tratara de un tesoro escondido que durante años permaneció en algún baúl, durante el proceso de inventario y catalogación de los cerca de dos millones de libros y documentos que tiene la Biblioteca Nacional de Colombia –a cargo de 180 personas– han comenzado a aparecer documentos de gran valor histórico entre las páginas de los libros.

“Todos los libros reflejan la huella del lector a través de anotaciones, pero también de documentos que se van quedando en su interior. Multipliquemos eso en un cúmulo de bibliotecas personales, por donde han pasado miles de lectores, como ocurre con los fondos de la Biblioteca Nacional”, explica el historiador Camilo Páez, coordinador del área de Colecciones de la entidad.

Desde siempre, el libro ha sido, además de contenedor de información, un útil artículo en el que sus dueños suelen guardar dinero, cartas, papelitos sueltos y hasta plantas disecadas.

Es el caso de la hoja de una planta y unos papeles manuscritos del sabio José Celestino Mutis, que tienen más de 200 años de antigüedad. “Imagínese de un botánico como Mutis si no iba a haber este tipo de curiosidades. Hay una hojita al lado escrita por él en la que daba indicaciones sobre las láminas de una planta, que se encontraban en varios tomos, quizás de su biblioteca personal”, anota Páez.

Mientras los expertos revisan cada libro, para mirar sus láminas o ponerles las bandas magnéticas de seguridad, todas estas curiosidades documentales han caído de las páginas de obras de otros fondos como el Rufino José Cuervo, el Miguel Antonio Caro, el Germán Arciniegas, el Darío Cruz Vélez o los que reposaban en los libros expropiados a los Jesuitas entre los siglos XVI y XVIII.

“Son documentos de momentos en la historia que han quedado detenidos en el interior de los libros”, anota Páez, al resaltar su valor documental.

Si bien, algunos son simplemente boletos de tren por Europa, recibos de lavanderías, estampillas y boletos de loterías, como los encontrados en el fondo Cuervo, su valor radica en la información histórica que contienen, que permite a los investigadores e historiadores armar, justamente, ese rompecabezas en el tiempo.

En el fondo Mutis, por ejemplo, también se encontró una nota manuscrita de una señora María Tomasa Pérez al padre Fray Diego Guzmán, pidiéndole posada. “No sabemos si este papel llegó a su destinatario, pero se nota la rúbrica fina; que una mujer escribiera da cuenta de que esta señora no era una esclava sino alguna persona culta, que escribía, tenía acceso a papel y a tinta, que no era común”, dice el historiador.

En el fondo de Caro apareció un documento con membrete de la Vicepresidencia de la República, con el escudo del país en lacré rojo, en el que el intelectual apuntó varias palabras en latín, de algunas de sus traducciones, así como el menú en francés de algún banquete.

Otros de los hallazgos curiosos, entre uno de los libros del filósofo Darío Cruz Vélez, fue un Certificado de Depósito a Término por 25 millones de pesos, que se le devolvió a sus herederos.

CARLOS RESTREPO
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO