You are here

Manual para desarmar

"Entraremos al sueño de los locos,
donde viven los que son como tú y yo,
con la música que talla los diamantes."

– Transfer

Son días como hoy
en que ando extraño,
que me ocupo en buscar las orillas de las nubes de fanela
o en perseguir hormigas que roncan en un lago de tiel.

Son días como hoy
que mi mente divaga,
en que me acuerdo de vos.

Son noches como hoy
que he evaporado decenas de versos
para convertirte en el poema que nunca escribí.

Un atardecer como hoy
te convertí en la primera mujer que olí a té de mora.
(Créeme, no fue de pura maldad)

Atrevida.
Invadiste mi nariz con sonidos como un águila agnóstica que parpadea constantemente.
Sutilmente, rompiste el silencio olfativo con tu voz de manzanilla.
Me embriagaste con la fragancia flotante de eucalipto en tus exhalaciones.
Me mareaste con los lirios que germinaban
en el pelo que esconde tu mentón sonrojado.
Me despertaste con la nariz y me dejaste mudo del olfato
En fin, me intoxicaste con el olor a pino que emanaba de tu mentón.

Son noches como hoy
en que robo los versos que tú misma no recitaste.
Camuflándolos con palabras vacías para que tú,
hija predilecta de Saturno, no los reconozcas.

Serán noches, serán días, atardeceres
Serán rocíos en que te cree nuevamente.
Para luego verte, y darme cuenta,
que todo fue mi invento.