You are here

Democracia: mito y realidad (2004)

Al oír la palabra democracia, lo más seguro muchos asociarán la palabra primero con los Estados Unidos y su sistema político, ya que este país ha practicado ininterrumpidamente dicho sistema de gobierno a lo largo de los últimos doscientos años y aún lo ejerce exitosamente. Sin embargo, hay mucha más riqueza en este concepto que esa visión tan superficial de la democracia. Muchos puertorriqueños e hispanoamericanos comprenden que viven en una democracia, y aprovechan todas las libertades que este sistema les ofrece. Sin embargo, no muchos comprenden el concepto de la democracia y la responsabilidad que tienen como ciudadanos.

Puede decirse que el primer grupo humano en practicar esta ideología política fueron los atenienses en el siglo V A.C. El concepto que ellos tenían de la democracia es muy diferente al que se practica hoy en día. Los atenienses creían en la democracia directa, un sistema político en donde todos los ciudadanos cualificados podían participar en el gobierno y contribuir a la toma de decisiones colectivas. De ahí el significado original de la democracia: demos significa pueblo y kratein gobernar, por lo que democracia significa originalmente "gobierno por el pueblo". Sin embargo, ya desde la democracia ateniense se ve que en la práctica este sistema tenía fallas estructurales. Una gran mayoría de los filósofos griegos de ese siglo se oponían a la democracia debido a que las masas podían tomar decisiones erróneas. Uno de los filósofos que meditaron acerca de los sistemas políticos de su tiempo fue Platón. Este llegó a la conclusión que uno de los castigos de rehusarse a participar en la vida política es que los ciudadanos podían terminar gobernados por sus inferiores. Esta idea fue retomada posteriormente por Aristóteles, quien sostenía que la democracia, el gobierno de las masas, era peligrosa porque en la misma "los hombres indigentes, y no los hombres con propiedad, son los gobernantes".

Ya en el siglo XVIII, la democracia atravesó por un proceso que creó la idea actual de la democracia. Ideas como la de la separación de los tres poderes apoyada por Montesquieu y Jean Jacques Rousseau fueron puestas en práctica y forman actualmente uno de los fundamentos de la democracia. Rousseau anticipó la posibilidad de que las compañías privadas intervinieran en asuntos públicos. Lamentablemente, ésta es una de las situaciones difíciles por las que esta pasando la democracia actualmente, incluso en países desarrollados como los Estados Unidos. Las compañías tienen el poder económico de influenciar a los líderes escogidos democráticamente para que éstos tomen decisiones que les favorezcan a cambio de beneficios.

Actualmente, tendemos a asociar la democracia y el capitalismo, incluso vamos más lejos y llegamos a pensar erróneamente en estos dos términos como inherentes el uno al otro. Hemos concluido que para poder practicar una democracia viable y efectiva como los Estados Unidos, es imprescindible ser un estado capitalista. Esta falacia olvida que el concepto de capitalismo define a un sistema económico mientras que la democracia esta relacionada con el sistema político. En teoría, es posible que un estado comunista, donde los medios productivos no pertenecen a unas personas sino que son propiedad del estado, se practique la democracia.

En la democracia actual, el pueblo aún ejerce un gran poder al elegir a los líderes, por medio de la votación, que tomarán las decisiones por ellos, pero no está directamente tomando las decisiones. Pero la democracia no solamente define a un sistema electoral sino a un sistema social. Un país democrático no es un país que selecciona sus líderes cada cuatro años para que estos se conviertan por este período de tiempo en dictadores. La democracia también implica una condición de vida.

La democracia se basa en la idea que la mayoría de las personas están en lo correcto la mayor parte de las veces. Pero incluso en el caso de que esa mayoría que escogieron a un líder indebido decida que es necesario cambiar el liderazgo de la nación, este sistema político provee las herramientas necesarias para asegurar que el gobierno sea realmente por el pueblo y vaya acorde con el consentimiento general actual.

Es importante también comprender que a pesar de que existe una idea general de lo que es la democracia, este sistema no se practica igual en todos los países. Fácilmente se podrían notar diferencias grandes al evaluar las democracias de países europeos y americanos. La democracia tiene como control la existencia de diferentes partidos políticos que permiten que haya diversidad de candidatos y líderes con la habilidad de dirigir una nación o crear sus leyes. Cada país democrático puede tener métodos diferentes de elegir a los candidatos, al igual que el sistema de partidos políticos.

La efectividad de un gobierno democrático está en la capacidad de los ciudadanos de ejercer un voto responsable y escoger a los mejores líderes de una nación, al igual que la capacidad de los ciudadanos de brindarles a los mandatarios las herramientas necesarias para sacar el país adelante. En muchos sistemas democráticos, el pueblo escoge tanto al jefe del poder ejecutivo como al cuerpo legislativo. Esto significa que los ciudadanos deben ser aún más responsables al escoger los líderes de la nación porque están escogiendo los líderes de dos de los tres cuerpos del gobierno.

En la mayoría de las naciones que practican la democracia, este sistema asegura la igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos. Pero esta igualdad va acompañada por un estilo de vida favorable. Por lo general, los países con democracia disfrutan de mayores privilegios y más derechos civiles y humanos, incluso para las minorías. Una democracia sin libertades individuales, los cuales proporciona a los ciudadanos el derecho a decidir y la responsabilidad de dirigir sus propios asuntos, no sería realmente una democracia. Es necesario que haya igualdad de los ciudadanos ante la ley, sufragio universal y educación para que un país pueda ser considerado democrático. Estas características han sido proclamadas en grandes documentos históricos, como la Declaración de Independencia estadounidense, que afirmaba el derecho a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad, la Declaración de los Derechos del hombre y del ciudadano, que defendía los principios de libertad civil e igualdad ante la ley, y la Declaración Universal de Derechos Humanos, aprobada por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en diciembre de 1948.

Una de las fallas que tiene el sistema democrático es que los legisladores y mandatarios tienen mucho poder, y el sistema está abierto a la corrupción. Además, los votantes no son concientes al ejercer su derecho y deciden votar por el candidato que ofrece mayores privilegios a su grupo social. Por otro lado, el sistema también deja la posibilidad que la mayoría escoja su candidato y empiece a reprimir los derechos de las minorías.

Recordando la percepción de Winston Churchill de la democracia, podemos deducir que este mandatario británico comprendía que la democracia no es perfecta. A pesar de que muchos digan que es la peor forma de gobierno, opino que el tiempo ha demostrado que es el sistema más eficiente. A lo largo de los años se ha llegado al consenso de que la democracia es el mejor sistema político en nuestros tiempos. No es posible decir que una especie animal es perfecta, sino que hay unas especies mejor adaptadas a ciertos ambientes. Del mismo modo, es imposible atribuirle la perfección a un sistema político. La democracia se convierte así en el sistema más adaptado para una época de globalización, capitalismo, grandes avances en la tecnología y defensa de los derechos humanos y civiles.

Desde las sociedades más primitivas, la humanidad ha establecido diversos sistemas políticos para mantener el control de sus ciudadanos, defenderse y desarrollarse. En la actualidad, muchos opinan que sin importar el sistema político o económico, el poder debería provenir de la conciencia del pueblo. Parece ser que a la democracia todavía le quedan muchos años de existencia.